No Repitamos la Historia

Nada Nuevo

No es la primera vez que Puerto Rico pasa por apretones económicos similares a este; y el que los anteriores hayan sido mayores o menores que el actual, es un punto irrelevante en este momento; lo importante ahora es que tomemos nuestra historia de referencia y busquemos alternativas para sobrevivir estos tiempos difíciles que nos han tocado.

La única manera en que podremos superar esta etapa es unidos...incluso así, siempre habrán quienes no corran con la misma "suerte" y no logren salir a flote. Tenemos que cuidar de estas personas, pues las situaciones económicas siguen causando estragos en las mentes y vidas de nuestra gente (y esto a nivel mundial) y esto nos afecta a todos, aunque no lo notemos muy fácilmente.

Sin entrar en mucho detalle en asuntos políticos y demás temas de importancia (como lo es el cultivo de alimentos) aquí les dejo un extracto de una vieja noticia, la cual sirvió de inspiración para las líneas que acaban de leer: el cierre de operaciones de la [una vez muy amplia] cadena de farmacias en Puerto Rico:

‍Réplica del logo de Farmacias El Amal.

Farmacias el Amal

Establecida en el 1973 en Río Piedras, Puerto Rico, Farmacias El Amal llegó a contar con más de 78 establecimientos a través de la Isla y fue la cadena de farmacias con mayor presencia en Puerto Rico luego de comprar la cadena de Farmacias Moscoso en el 1995. Este fue un gran paso para el avance en el crecimiento de El Amal, la cual ya en el año 2000 tuvo un llegó a exceder los $200 millones en ventas al año.

A pesar del amplio crecimiento de otras compañías que comenzaban a añadir áreas de farmacias dentro de sus establecimientos, El Amal logró mantenerse de manera sólida por varios años como la farmacia de preferencia de la mayoría de sus clientes, añadiendo la opción de hacer órdenes de recetas vía internet, siendo esta la primera farmacia en la Isla en proveer dicho servicio.

No Fue de un Día pa' Otro

Luego de varios años, y a pesar de todos sus esfuerzos, la cadena de farmacias estuvo pasando unos fuertes momentos que determinaron el triste desenlace de su historia: en enero 17 de 2008, Walgreens adquirió 20 de sus farmacias, en el 2009 comenzó a atravesar por un proceso de reestructuración por quiebra y en el año 2011 solo quedaban 22 establecimientos en todo Puerto Rico.

El 24 de febrero del mismo año, la cadena de farmacias cesó de operar por completo de manera repentina; ese mismo día hizo circular una carta a sus clientes explicando los motivos del cierre, diciendo que "la situación económica que vive el país en general y el problema de la crisis bancaria causaron que el modelo económico y financiero de nuestra empresa [llegara] a una situación precaria...".

José Rodriguez: "La farmacia quedó en quiebra porque se volvieron locos comprando mercancía para después rebajarla. Trabajé ahí en todos los departamentos; revelado fue uno de ellos. Mi jefe, Luis Moyeno me enseñó cómo trabajar con las máquinas y le ayudaba en otras tiendas a verificarlas. Éramos un excelente equipo, pero se fueron a quiebra. Sin embargo, compraron puestos de gasolina y otras farmacias como Caridad si no me equivoco. Fue uno de mis mejores empleos y aprendimos mucho, pero lamentablemente empezaron a contratar supervisores inescrupulosos que no servían y empezaron a botar gente a lo loco...de ahí vinieron muchas demandas también por despidos injustificados."

Una Triste Despedida

Más adelante, la carta leía que "El Amal encontró que su línea de crédito no tenia disponibilidad de fondos para pagar la nomina de sus empleados pautada para el próximo día. Ante esta situación, tuvimos que enfrentar la difícil y amarga decisión de cesar operaciones." La quiebra de la farmacia registraba una deuda de $29.3 millones. Alrededor de 350 ex-empleados acudieron al Departamento de Trabajo ese mismo día para recibir orientación en cuanto a cuáles serían los próximos pasos a seguir.

Mohammad Yassin, ex-presidente de Farmacias El Amal (Amal: nombre femenino que en árabe significa "Esperanza"), expresó que el campo de batalla no era parejo para que El Amal compitiese con el gigante Walgreens. "Fuimos una víctima", dijo Yassin. "Si hubiésemos tenido las herramientas para competir en un terreno claro, donde ambas cadenas estuviesen en el mismo nivel y categoría, hubiésemos podido hacer más." 

En mi Opinión

Una de las partes que más impresionante me resultó de esta historia fue que dicha farmacia tomó grandes y arriesgados pasos para modernizar sus servicios, siendo la primera en Puerto Rico en ofrecer la opción de hacer las órdenes de recetas vía internet en el año 2000, por lo cual El Amal no cualifica para que digamos de ella "no se acopló a los tiempos", pues diría que "picó alante" en ese caso.

Entonces, pregunto (retóricamente): además del obvio factor de la colapsada economía, ¿qué fue lo que realmente llevó a una farmacia con TANTA cobertura y clientela fija a fracasar? ¿Qué pasó con "sus" clientes fieles?

Lean entre líneas: si queremos "salir del hoyo" tenemos que apoyar lo nuestro; tenemos que aprender a trabajar en equipo y valorar nuestros recursos.

¡Conoce más!
Emmanuel Pérez Villamil
Creador de Carolina787.

¡Suscríbete; no te pierdas ni un artículo!