Del Bobo al Celular; la Nueva Infancia

March 14, 2016
Emmanuel Pérez
PROMOCIÓN

¿Te gustaría tener un ingreso adicional para tus vacaciones?

¡Pues este es tu momento! ¡Gana hasta un 45% de cada venta al instante! Recibes la mercancía en tu hogar; tendrás tu página web y tienda online gratis.

Toca un botón para comunicarte o conocer más:

"Antes era Mejor"

A menudo escuchamos que "los tiempos de antes eran mejores", y muchos decimos que no cambiaríamos nuestra infancia por nada del mundo, pero son muy pocas las personas que realmente se dan a la tarea de hacer algún cambio positivo para lograr que sus hijos disfruten su niñez con experiencias enriquecedoras que no envuelvan tecnología. Sin embargo, el problema no es la tecnología, sino en el exceso; y precisamente de eso trata este artículo.

¿Será esta la nueva infancia?

Las Cosas han Cambiado

Vivimos rodeados de mucha más tecnología que años atrás; pero no es excusa para permitir que invada cada espacio de los primeros años de nuestros niños. La realidad es que debemos ser más responsables en la crianza de nuestros hijos. Dediquemos más tiempo a ellos y dejemos de hipnotizarlos con aparatos electrónicos, para comprar nuestro silencio y paz.

¿Dónde quedaron los libros de pintar, los bloques, los crucigramas y las adivinanzas? Muchos dirán "es que a mis nenes no les gusta eso" ...sigue leyendo: Pasa tiempo con tus hijos; ¡escúchalos! no los mandes a callar para seguir hablando por teléfono mientras estás de compras, mientras guías, etc., recuerda que tú eres el primer ejemplo que ven y emulan.

Establece Prioridades

¿Es realmente tan importante la conversación que estás teniendo, que no puedes prestarles atención por unos minutos? De ser así, no te preocupes: estudiar de primer grado a cuarto año les tomará alrededor de 20,000 horas fuera de la casa (equivalente a 2 años y 91 días sin ellos), más el tiempo que estarán haciendo sus asignaciones. ¿Crees que tendrás oportunidad de reponer ese tiempo perdido? Respuesta simple y corta: no; jamás.

Doy gracias a Dios, porque en mi infancia, mis padres no tenían teléfonos celulares. No quisiera imaginar cómo se hubiese sentido vivir ignorado, como veo pasar a diario en la calle. Veo cómo padres y madres gritan a sus hijos para que se callen, solo para seguir hablando con sus amigos sobre cosas irrelevantes que podrían hablar en cualquier otro momento. Veo cómo hacen la transición de darles el "bobo" cuando son bebés, para tranquilizarlos a darles un celular o "tablet", para callarlos.

Artículo continúa abajo

¡Déjanos decorar tu evento!

Cumpleaños, quinceañeros, bodas, graduaciones, eventos corporativos... ¡Lo hacemos todo! ¡Ahorra 10% en cualquier oferta al decir que lo viste en Carolina787!

No hay Excusas

A pesar de todos los cambios culturales que hemos experimentado, nada, absolutamente nada nos impide darles la oportunidad de tener una infancia real, como la que muchos de nosotros tuvimos hace algunos años. Salgamos a correr bicicleta con ellos, enseñémosle esos juegos y canciones que tantas horas pasábamos jugando; no permitamos que las corrientes de este nuevo tiempo determinen como vivan lo que podrían sus años más hermosos.

¿Qué vivencias recordarán ellos cuando tengan nuestra edad? ¿Que tuvieron toda la saga de Angry Birds y 800 amigos en las redes sociales? Wow...No sé tú, pero yo no me perdonaría el tener que aceptar que mis hijos malgastaron su tiempo frente a una pantalla, mientras pudieron estar invirtiendo su energía con sus amiguitos en sus casas, en la calle jugando escondite, rescate, la peregrina, brincando cuica, soplando burbujas, volando chiringas, jugando con yoyos, corriendo patines, bicicletas, patinetas y todas esas cosas de las que nosotros gozamos grandemente.

Estoy Consciente...

Este texto no es para todos, pero si te identificas con alguna parte del mismo, reconócelo y haz un esfuerzo por cambiar la manera de trabajar con tus niños. Dejemos de solo leer sobre estos temas, no perdamos más tiempo, cansémonos de excusas que únicamente sirven para esconder el hecho de que [en muchas ocasiones] nuestros hijos están creciendo adictos a la tecnología a causa de nuestra propia adicción a ella y no queremos reconocerlo.

La tecnología en sí no es mala; de no ser por ella, no estuvieses leyendo estas líneas, ni tuvieses acceso a mucha información valiosa que puedes encontrar por medio suyo. En mi niñez [al igual que muchos leyendo esto] pasé largas horas frente a un televisor, viendo muñequitos y jugando, con dispositivos electrónicos y, a pesar de que a veces se me iba la mano, hubo un balance -tanto en mi caso, como en mis amigos- que nos permitió crear fuertes lazos de cariñosa amistad que ha permanecido hasta el día de hoy.

Aunque muchos de nosotros no nos veamos hace años, cuando tenemos la oportunidad de hacerlo, sentimos como si hubiesen pasado solo semanas de la última vez que compartimos y podemos hablar cómodamente sobre muchos temas. Dudo que esto sea posible para muchos en años futuros, por la manera en que se están desarrollando ahora: mientras más conectados a la tecnología están, más desconectados viven de la realidad...lo mismo con las parejas, pero ese no es el tema de hoy.

Peor de lo que Parece

Si las cosas siguen como van, la calidad de vida humana se verá afectada en más áreas de las que pensamos. No a todos nos afecta de la misma manera, pero de seguro seguiremos notando cómo cada vez más niños, jóvenes, adultos y ancianos se vuelven personas sedentarias, a quienes les cuesta levantarse hacer actividades que antes eran muy comunes y disfrutaban de ellas (¿has visto WALL•E? ...te la recomiendo; ya sabrás porqué lo digo).

No me extrañaría que condiciones como la ansiedad social lleguen a ser una epidemia que atrape las mentes de millones de personas (por no desarrollar las correctas destrezas sociales a temprana edad), que el sobrepeso sea la norma, que sigan en aumento los problemas de la vista, los casos [mal diagnosticados] de ADHD (que actualmente hay muchos), alterados ciclos de sueño, dolores de cabeza recurrentes, falta de comunicación y otras cosas que nos afectan.

(No entraré en mucho detalle ahora, pero mira como una cosa lleva a la otra: para todas estas cosas hay fármacos: para la ansiedad social, sobrepeso, ADHD, para conciliar el sueño, para el dolor de cabeza y otros. Creo que ya no debe tomar por sorpresa que el excesivo uso de fármacos es una de las muchas causas de cáncer y otras enfermedades...solo para que veas hacia dónde va la cosa; podríamos ser los culpables de las enfermedades y aún la muerte de nuestros hijos...hablaré más de esto en otra ocasión.)

Posiblemente, como ha sucedido con escritos similares, este sea uno más que muchos lean y solo unos pocos despierten y hagan algo sobre el asunto. Piénsalo: si no cambiarías tu infancia por nada del mundo, no le des a tus hijos una versión mediocre y reducida de lo que significa esa hermosa etapa de la vida. 

¡Llévalos al parque, corre "bici" con ellos, jueguen "stop!" y "colgaíto" juntos; te sorprenderás de cuánto disfrutarán! Aprovecha bien el tiempo, porque este nunca se detiene y no hay una segunda oportunidad para disfrutarlo.

Necesito tu ayuda

Gran parte del tiempo que quiero invertir creando contenido, lo paso buscando cómo ganar dinero. Tu aportación me dará más tiempo para documentar nuestra Tierra. ¿Me ayudas?

Donar con PayPal

Si no tienes PayPal, escríbeme para mi ATH Móvil.

Más artículos :)
Emmanuel Pérez
No me gustan los títulos; si dices muchos, suena a guille y si usas uno, creen que es lo único que puedes ser o hacer.