Sueño de Carolina787

Lo que nos impulsa a seguir

Misión

Unir a Carolina con el conocimiento de nuestra Tierra y hacerles entender que juntos logramos mucho más.

Visión

Veo a las personas entendiendo que -no importa de qué área sean- todos somos vecinos del mismo lugar y que todo lo que hacemos tiene un efecto directo o indirecto en los demás.

¿Por qué lo hacemos?

Me duele ver el estado actual de mentalidad y actitud que predomina en nuestra Isla; estoy convencido de que podemos hacer grandes cosas, pero solo en unión las lograremos.

Más a fondo

Queremos llegar a ser el lugar definitivo donde todo carolinense, turista o visitante acuda para buscar toda la información que pueda necesitar de este municipio de una manera elegante, visualmente placentera y fácil de navegar. Carolina787 está diseñada desde adentro: en algún lugar de este pueblito lindo.

Buscamos tener el mayor archivo de fotos de Carolina; no solo de los lugares considerados como "turísticos", sino de aquellos que muchas veces son pasados por alto; esos que solo los vecinos cercanos saben que existen, como ese parquecito cerca de donde vives que casi nadie visita, pero que te encanta estar en él, o ese lindo negocito ya olvidado que no tiene razón para estar así.

Queremos que el pueblo se una como nunca antes, que el uso de la tecnología sea más que para ver la aparente vida de los demás en una red social, sino que podamos formar parte de la vida de nuestros vecinos con un propósito unificador; ¡conozcámonos!

Carolina787 es más que un simple sitio web para "buscar negocios" o ver imágenes de esculturas de célebres; aquí hay algo para todos. Tus hijos podrán encontrar biografías, fotos y enlaces a toda la información necesaria para cubrir cualquier tema relacionado con el municipio de Carolina, así que ya no tendrás que pasar horas en diferentes lugares buscando esa biografía que parece ya no existir, pues Carolina787 está comprometida a suplirla para ti.

Anhelamos revivir las hermosas tradiciones de antaño: que los padres salgan con sus hijos a recoger hierba para los camellos, que nos sentemos juntos a la mesa a dar gracias a Dios antes de disfrutar del alimento, que adornemos las calles de lado a lado con un arco gigante lleno de bombillitas en navidades, llamar al vecino "así porque sí", solo para darle un cantito del flan que acabamos de hacer y no tener miedo de pedirle azúcar o agua cuando no tengamos.

¡Únete a Carolina787 y ayúdanos a unir este pueblo!

Entre nos...

AUNQUE CAROLINA787 Y YO hemos llegado a ser casi uno solo, siento que debo escribir esta parte bajo mi nombre, pues es un tanto más personal y profunda que la anterior.

Aparte de leer y estudiar la Biblia, la recopilación de información y creación del contenido de Carolina787 ha sido la experiencia más enriquecedora de mi vida hasta el momento.

Mi consejo sincero a cualquiera que desee tener una experiencia similar, es que se tomen la tarea de explorar a fondo algo que crean conocer; se sorprenderán grandemente de los resultados.

Por mi parte, nunca creí conocer a cabalidad sobre Carolina, sin embargo, jamás pensé que fuese tan ignorante de su historia, recursos pasados y actuales, sus barrios y demás factores que le componen como municipio.

El proceso de diseñar visualmente este sitio, junto a la añadidura de la información ha sido un tiempo de gran aprendizaje para mí en todas las maneras posibles; he aprendido a no desesperar en el proceso, sabiendo que dará fruto a su tiempo, y que el mismo será bueno.

Aunque al momento de escribir estas líneas no he terminado con este sitio, me atrevo a decir que incluso una vez terminado, este será solo el comienzo de grandes proyectos con la calidad y esmero que Puerto Rico se merece.

Agradezco de todo corazón a Dios, por siempre ayudarme con cada idea, por darme la oportunidad de obtener el conocimiento adquirido en este tiempo, por su ayuda con cada tecla oprimida y cada diseño (los que ven y los que no se ven; Carolina787 no comenzó como hoy la ven, créanme).

Mi agradecimiento se extiende a todo aquel que visita este sitio, y mucho más a quien lee estas líneas.

Si tienes un sueño, trabaja para él; no permitas que entregarte al sueño haga que tu sueño muera siendo solo un sueño: trabaja para él. Así como el miedo, existen dos tipos de sueño: el que te aguanta y te atrasa y el que te impulsa. Elige bien a cuál te entregarás.

-Emmanuel Pérez